miércoles, 26 de diciembre de 2007

La extravagante cruzada de un castrado enamorado


Vaya titulito, jóe... no es que haya adoptado ese lema en mi vida, es el título de un libro de Fernando Arrabal que acabo de leer. Es la historia de un "hospital" de incurables gobernado por un médico poco convencional, vamos que está como una chota. Junto a él trabaja Theo, su ayudante, acusado de asesinar a los pacientes del hospital, y contra el que empieza un proceso judicial, mientras, nuestro amigo el médico lunático lo defiende a su manera, vacilando hasta al ministro de sanidad o algo así... un despiporre, es una historia de amor irracional dentro de un pabellón de infectados que ni la policia se atreve a pisar. Me ha gustado mucho, como todo lo de Arrabal, un talento de tio... lástima que en este país se le conozca más por ciertas imágenes que por su talento. Recomiendo también su libro "La torre herida por el rayo".
Incluyo una foto donde Arrabal y yo charlamos amigablemente sobre el milenarismo, es un busto que le han hecho en Ciudad Rodrigo (Salamanca) ciudad donde pasó gran parte de su infancia y donde me encanta ir a dar agradables paseos con mi novia y visitar de vez en cuando al amigo Arrabal.

3 comentarios:

Iskipitriski dijo...

Dejameblaarrrr!!

Anónimo dijo...

untalola guapo ers un yogurin estas par huntar pan y chupar

Anónimo dijo...

eres grande guapo que no se te olvide y mañana fiestuqui